Volcán Paricutín 6190, Col. El Colli Urbano, Zapopan, Jal.
3631 1848 • 1201 9834 • 1368 8440 • admision@erikson.edu.mx

Blog

CATEGORÍA / educación

27 noviembre, 2019

Estimulación temparana

¿Por qué es tan importante la estimulación temprana?

Tengo 40 años siendo enfermera, de los cuales he pasado 37 dedicándome solo a los niños. En mis inicios trabajé en el Hospital General de la ciudad de México, hasta que me transfirieron al área de pediatría.
Se podría decir que siempre me siguieron los niños, y yo a ellos.
Sin embargo, hay algo que aunque han pasado los años, sigue siendo un foco rojo para prevenir retrasos en el desarrollo, y esto es la estimulación temprana.
Es increíble que aún con la nueva era de la tecnología, siga habiendo tanta desinformación en el tema, y no solo en los padres de familia, sino tambien, en aquellos a quienes les confiamos a nuestros hijos.
Pero vayamos un poco más atrás. Cerca del año 1984, cuando trabajaba en el hospital, pasaron ante mi decenas de niños con enfermedades muy difíciles de diagnosticar, y que por lo tanto, recibían malos tratamientos.
Recuerdo el caso de un pequeño de año y medio, al que me enviaron a darle hidratación oral, pero el niño no estaba deshidratado; tenía algo más. Apenas podía moverse, sus brazos y piernas estaban tensas como rocas. Algo por completo anormal. Le comenté al doctor que si ya lo había valorado bien; el hecho de que estuviera espástico era una señal de alarma, y algo que definitivamente no tenía que ver con una deshidratación. Al final resultó ser una meningitis, y todo el personal terminamos tomando medicamento para evitar el contagio de la enfermedad. Esto claro, era parte del día a día. Gajes del oficio, que le llaman.
A veces, por más que intentemos proteger a nuestros hijos con vacunación y prevención, las cosas se nos salen de las manos y terminan por caer enfermos. Pero, ¿qué sucede cuando el problema sí es prevenible? ¿Cuando sí está en nuestras manos ayudarles?

Hablo de la estimulación temprana.
Sé que suena como a un tema moderno, algo que a los padres millenials se les ocurrió para mantener a sus bebés entretenidos en un servicio de “guardería”, pero esto está muy lejos de llegar a una simple moda. La estimulación temprana, es una prioridad. Está comprobado que la falta de estimulación en bebés, afecta a los niños de manera considerable, e incluso, afecta su desarrollo muchos años más tarde. Es decir, un niño de primaria puede tener un retraso psicomotriz que venga arrastrando desde su primera infancia, porque no fue estimulado adecuadamente.
Por eso es tan importante que como padres estemos informados, pero también, debemos verificar que aquellos a quienes dejamos a nuestros hijos, estén plenamente capacitados para dar una correcta atención y estimulación.

A veces se piensa que en una guardería, solamente se cuida y alimenta a un bebé. Y sí, hay quienes manejan de esa manera el servicio, sin embargo, es algo muy distinto a una estancia infantil con programa de estimulación temprana, en donde con una serie de ejercicios especializados que se realizan a partir de los 45 días de edad, se puede dar el correcto desarrollo congnitivo, lingüístico, motor y social de los bebés, acompañándolos de la mano hasta que terminen la primera infancia.

¿Ustedes creen que hay alguna diferencia entre un recién nacido que pasa cuatro horas en un corral viendo girar un móvil, a uno que cambia de posiciones y experimenta distintos colores, olores, texturas, sonidos y ambientes?

Pueden apostar que la hay.

Carmen Garcia Tagle, enfermera especializada en pediatría.